Bienvenido a Cúcuta, una de las capitales colombianas de mayor crecimiento económico, de menor desempleo y con el más armónico y ordenado desarrollo urbanístico. Se trata de una metrópoli cálida, como sus gentes, quienes viven y disfrutan bajo la sombra de sus frondosos árboles, así como de la brisa que en las tardes refresca buena parte del valle del Pamplonita, río a cuyas riberas creció este conglomerado, uno de los más representativos del Gran Santander.

Cúcuta o San José de Cúcuta, nombre oficial del municipio, actualmente es una ciudad pujante. En su área metropolitana comprende también los municipios de Villa del Rosario, Los Patios, Puerto Santander, San Cayetano y El Zulia, con los cuales agrupa en conurbación cerca de 1.200.000 habitantes. Está separada del estado venezolano del Táchira por el río del mismo nombre, que sirve de frontera para los dos países. Los puentes internacionales Simón Bolívar y Francisco de Paula Santander, que atraviesan el cauce del Táchira, comunican a Cúcuta con las poblaciones venezolanas de San Antonio y Ureña, respectivamente. Este eje de integración, que posibilita el rentable intercambio de bienes y servicios, explica en gran medida la vitalidad comercial cucuteña a lo largo de la historia. ‘La perla del norte’ o ‘el portón de la frontera’, como ha sido llamada, es considerada la ciudad más arborizada de Colombia, y por su topografía plana, cuenta con calles anchas y andenes generosos.

El auge de la construcción es notorio al recorrer la ciudad; se destacan los nuevos centros comerciales, con espacios amplios y modernos, llenos de almacenes con todo tipo de productos y ofertas, al igual que plazas de comida, zonas de recreación y áreas de descanso. Recientemente, en Cúcuta se abrió el centro comercial a cielo abierto más grande de Colombia, que va desde la avenida cero hasta la sexta, y desde la calle novena hasta la doce, en todo el corazón de esta gran ciudad.

ATRACTIVOS TURÍSTICOS

Malecón

Su nombre original es ‘Paseo de los Próceres’ y es el sitio de recreación por excelencia para los cucuteños. Construido en la década de 1980, fue una de las primeras experiencias de este tipo en el país. Por la brisa fresca del río Pamplonita, la diversidad de sabores que ofrecen las decenas de restaurantes ubicados a su vera y las diferentes alternativas de recreación para niños, jóvenes y adultos, el Malecón permite descubrir y disfrutar de lo mejor de la cultura cucuteña.

Este paseo peatonal bordea el Pamplonita a lo largo de 4 km y va paralelo a la avenida de Los Libertadores, una de las principales vías de la ciudad. Empieza en inmediaciones del puente San Rafael (o Benito Hernández Bustos) y llega hasta la intersección vial del llamado Puente de Guadua o Arnulfo Briceño, aledaño a dos pistas de patinaje que han sido escenario de importantes competiciones nacionales e internacionales. Muy cerca de allí se encuentran otros sitios emblemáticos, como las esculturas de los panches, el teatro al aire libre Las Cascadas, el Parque de la Confraternidad, el parque ambiental junto al puente Elías Mauricio Soto y la semitorta de comidas rápidas próxima al puente Francisco de Paula Andrade Troconis, sobre la avenida Cero.

Resultado de imagen para MALECON CUCUTA

Ecoparque de Comfanorte

En la primera década del presente siglo fue intervenido y readecuado con nuevos espacios; así, se convirtió en el único parque público con piscina, toboganes, sillas acuáticas, zonas verdes y deportivas, parque didáctico de tránsito, juegos infantiles, pista para patinaje y minimotos, además de un lago con bicicletas acuáticas. Fue erigido en 1976 sobre el predio que antes fuera el puesto de monta de la Policía Nacional y el vivero de la Sociedad de Mejoras Públicas. Sitio para el encuentro de gran acogida, en especial los fines de semana, días en que su capacidad está a reventar. Ubicado en el sector conocido como Pinar del Río, en límites con el municipio de Los Patios.

Resultado de imagen para CUCUTA ECOPARQUE COMFANORTE

Biblioteca pública Julio Pérez Ferrero

Es identificada como bien de interés cultural de carácter nacional y una de las edificaciones más antiguas de la ciudad. En 1790, por mandato del virrey, se autorizó su construcción como hospital, el cual fue entregado en 1802 a la comunidad de San Juan de Dios para su administración. Ese mismo año, el rey Carlos IV le dio el título de Hospital Real. Funcionó como hospital departamental hasta 1987, cuando se construyó el actual Hospital Erasmo Meoz.

En 1989 fue declarado bien de interés cultural, momento en que inició su proceso de restauración, la cual culminó en el 2000, fecha en que este inmueble bicentenario retomó vida como la actual Biblioteca Pública Departamental Julio Pérez Ferrero. Cuenta con dos plantas y 10.000 m2, para ludoteca, biblioteca infantil, archivo histórico, salas de informática y ajedrez, cuatro auditorios, patio para reuniones y/o espectáculos, hemeroteca, salas de lectura y literatura, laboratorio de idiomas, videoteca y terraza. Dentro de su colección está un libro incunable, escrito en latín, de 326 hojas y 1.809 grabados, impreso en Nuremberg (Alemania) en 1493, el cual fue obsequiado a la ciudad por el presidente de la República Marco Fidel Suárez, en 1924. Está situada en el costado oriental del Parque Colón, en el barrio La Playa.

Resultado de imagen para biblioteca publica cucuta

Torre del reloj

Esta edificación ha pasado por dos etapas históricas: la primera está ligada con la prestación del servicio de energía en Cúcuta, y la segunda, con la actividad cultural de la ciudad. Fue declarada bien de interés cultural de carácter nacional en 1982. Inicialmente, fue sede de la Compañía Eléctrica del Norte S. A., que generaba energía eléctrica para Cúcuta. En 1930, Andrés B. Fernández, gerente de la compañía, remodeló el inmueble y le construyó la torre, obra del maestro Crisanto Ramírez. Allí se ubicó un particular reloj de factura italiana que toca el Himno nacional al medio día.

En 1962, el arquitecto Luis Raúl Rodríguez Lamus adaptó la edificación para su nueva función: la cultura. Recientemente volvió a remodelarse y se acondicionó la galería y un teatro dotado de aire acondicionado. Actualmente es la sede de la Secretaría Departamental de Cultura.

Resultado de imagen para torre del reloj CUCUTA

Catedral de San José

Reconocido como bien de interés cultural de carácter departamental, es el más imponente templo católico de la ciudad. Comenzó a construirse en 1889; una vez finalizado, se le dotó con finísimos detalles y mármoles traídos de Italia. La Bula Papal, que creó la Diócesis de Cúcuta en 1956, lo erigió como catedral. Adentro sobresalen las imágenes de Nuestra Señora de Cúcuta y de San José, que sobrevivieron al terremoto de 1875, el cual destruyó el pequeño templo de la época. Así mismo, se destacan el altar mayor, el Santísimo y su alabastro de oro, el baptisterio y las estatuas de San Pedro y San Pablo, de casi tres metros de altura, talladas en mármol de Carrara.

En la parte superior de la nave central se aprecian cinco grandes pinturas al fresco y vitrales españoles que representan la vida de San José; en las naves laterales, las pinturas están referidas a los apóstoles y motivos eucarísticos. Hay tallas quiteñas y españolas esculpidas en madera, y del techo de la nave central cuelgan bellas lámparas de murano tipo araña.

Resultado de imagen para CATEDRAL SAN JOSE CUCUTA

Monumento a la batalla de Cúcuta

Inicialmente, se le nombró Columna del Centenario, porque fue erigida para conmemorar el primer centenario del nacimiento del Libertador Simón Bolívar, pero tal denominación cambió en 1913, cuando se conmemoró el primer siglo de la Batalla de Cúcuta, hecho de armas sucedido el domingo 28 de febrero de 1813. En esa fecha, el entonces coronel Bolívar, al mando de 200 soldados criollos semidesnudos y mal armados, derrotó al brigadier español Ramón Correa, con sus 400 hombres, quienes en su huída hacia territorio venezolano dejaron armas y pertrechos de guerra. Este enfrentamiento señaló el inicio de la ‘Campaña Admirable’, que en seis meses llevaría victoriosas a las tropas de Bolívar hasta Caracas. La columna de concreto, en forma de espiral, empañetada en mezcla de cal y arena, de 6 m de altura, fue construida sobre una gran piedra, en la que según la leyenda popular “se paró Bolívar a dirigir y arengar a los soldados en el fragor del combate”.

Fue obra de Pedro Tobías Vera, quien años más tarde construiría la antigua Plaza de Mercado de Cúcuta. La columna es el centro de un acogedor amueblamiento con tres terrazas amplias, donde hay además un cañón de la época y una estatua del Libertador. Allí acuden los cucuteños y turistas para observar la ciudad desde el occidente, refrescarse con la brisa, sentados en las bancas de ladrillos y escaños alegóricos a la época independentista. Se encuentra en el sector conocido como barrio Loma de Bolívar.

Resultado de imagen para Monumento a la batalla de Cúcuta

Parque Santander

Antes del terremoto de 1875 ya era la plaza principal, allí tenían lugar el mercado público los domingos y algunas corridas de toros. Muchos lo conocen también como “el parque de las palomas”. El Parque Santander, bien de interés cultural de carácter departamental, hace parte del patrimonio cultural de los nortesantandereanos y es epicentro de actividades diversas; junto con sus dos fuentes de agua y árboles inmensos, se dan concentraciones populares, culturales, recreativas, sociales y políticas. Allí se encuentra una bella estatua en bronce del prócer Francisco de Paula Santander, artífice del Estado colombiano y reconocido en la historia nacional como “El Hombre de las Leyes”, elaborada por el escultor alemán Carl Borner, en 1892, y ubicada sobre una base de mármol italiano. Se encuentra frente a la Alcaldía de Cúcuta y la Catedral de San José, en el corazón de la ciudad, calles 10 y 11, con Avenidas 5.ª y 6.ª. Escenario por excelencia del transcurrir de la ciudad.

Resultado de imagen para PARQUE SANTANDER CUCUTA

Avenida Cero

Curiosamente, la capital nortesantandereana es el único municipio de Colombia con calles de nomenclatura cero. Esta avenida, construida sobre antiguos potreros, es ahora el eje vial más exclusivo de la ciudad; allí están ubicados diversas entidades financieras, restaurantes y centros comerciales, lo que brinda al entorno un aire de progreso y activa vida citadina.

En la década de 1950, Cúcuta adelantó una gran etapa de expansión que marcó el inicio de una era de transformaciones urbanísticas, lo que le permitiría asumir su actual condición de ciudad. De esas fechas datan sus tres principales vías: la Diagonal Santander, la avenida Gran Colombia y la avenida Cero, la de más renombre. Quien visita Cúcuta no puede dejar de darse “una vuelta a pie por la Cero”. En sus 2 km de extensión, el turista encontrará diversas alternativas de recreación y compras, andenes amplios y escaños para descansar a la sombra de los árboles.

Resultado de imagen para AV CERO CUCUTA

Centro comercial a cielo abierto

Una amplia zona céntrica de la ciudad fue intervenida con una atractiva intervención urbana, para crear el que es denominado el centro comercial a cielo abierto más grande de la región. A principios de la década de 1990, la Administración Municipal emprendió un proceso de mejoramiento de andenes y fachadas, del alumbrado público y del equipamiento urbano para mejorar el entorno y hacerlo más amigable para los compradores.

Cucuteños y turistas encuentran en esta zona pisos en baldosín con diseño arquitectónico de un solo nivel, rampas en las esquinas, escaños en todos los andenes, canastas para la basura, iluminación con farolas unificadas, ambientación musical y señalización. El cableado para servicios públicos de alumbrado y telefonía es subterráneo.

Cúcuta es una ciudad comercial por naturaleza, muy frecuentada, en especial los fines de semana, por numerosos turistas provenientes de la República Bolivariana de Venezuela, quienes encuentran en esta zona un variado surtido, excelente calidad, llamativos precios y servicios en general.

Resultado de imagen para centro comercial a cielo abierto cucuta

Palacio de gobierno departamental de la “Cúpula chata”

Debe su nombre popular a la forma de la cúpula que adorna el techo. Es la sede de la Gobernación de Norte de Santander.

Se empezó a construir en 1914 y se dio al servicio en 1919; fue declarada bien de interés cultural de carácter nacional en 1990. En octubre de 1989, un incendio destruyó gran parte del edificio, que fue totalmente restaurado.

Aparte de la oficina del gobernador, allí funcionan el salón de sesiones de la Asamblea Departamental y los despachos de la gestora social, las secretarías General, Jurídica, Proyectos y Programas Especiales, Privada, Desarrollo Social, Fronteras y Cooperación Internacional, Gobierno, Infraestructura, de La Mujer, Planeación y Desarrollo Territorial, Vivienda y Medio Ambiente. Se encuentra en la esquina de la Calle 14 con Avenida 5.

Resultado de imagen para Palacio de gobierno departamental de la "Cúpula chata"

Cristo Rey

En la cima de este cerro está la estatua del Cristo, que mide aproximadamente 40 m. Para acceder hasta su base hay que escalar 90 gradas. Allí fue llevada una parte de los restos del altar de la iglesia de San José (hoy catedral), que datan del terremoto de 1875.

La gran estatua del Redentor fue construida por iniciativa del sacerdote Daniel Jordán, quien encomendó la obra al escultor y pintor boyacense Marco León Mariño. Los trabajos se iniciaron en 1946 y concluyeron en 1950.

A comienzos del siglo XX, los cucuteños llamaban a este lugar “Cerro Sur”. Es otro de los miradores de Cúcuta, junto con la Virgen de Fátima, la Loma de Bolívar, el sector de la ciudadela de La Libertad y el cerro Tasajero, el más alto de estos montes tutelares, ubicado al norte de la ciudad, con una altitud de 920 m. s. n. m.

Por los permanentes vientos en el sector, que tradicionalmente arrecian en julio y agosto, es la zona preferida para elevar cometas y realizar caminatas en familia.

Resultado de imagen para CRISTO REY cucuta

Monumento a la locomotora del Catatumbo

Una locomotora de nombre “Catatumbo”, donada por el Gobierno de Venezuela al pueblo de Cúcuta, es el símbolo que recuerda la importancia que tuvo la operación del transporte férreo en esta zona, de 1887 hasta 1960. El monumento, bien de interés cultural de carácter departamental, está instalado en la glorieta de la Terminal de Transportes, a pocos metros del edificio donde funcionó la estación principal del Ferrocarril de Cúcuta.

Resultado de imagen para Monumento a la locomotora del Catatumbo

Puente de guadua

Lo que más llama la atención de los visitantes es la precisión de los acabados, en una construcción hecha completamente de guadua. Su uso es exclusivamente peatonal, para servicio de los viandantes de la intersección de las avenidas Gran Colombia y Libertadores, en la redoma que da acceso al puente Jorge Gaitán Durán o puente San Luis. En las inmediaciones del puente, y en honor al fallecido compositor nortesantandereano Arnulfo Briceño, los viernes en la noche se celebran veladas culturales gratuitas en este nuevo ícono del paisaje urbano cucuteño.

En marzo de 2010, la Asociación Internacional de Textiles Industriales (IFAI, por sus siglas en inglés), con sede en Estados Unidos, galardonó a los diseñadores del Puente de Guadua con el premio a la excelencia, por su talento y creatividad, dados los elementos naturales usados en su construcción. Esta obra edificada por la Administración Municipal de Cúcuta y la empresa privada fue inaugurada en diciembre de 2008.

Imagen relacionada

Puente Internacional Francisco de Paula Santander

“Como símbolo de unión entre los dos países hermanos”, este puente fue inaugurado el 17 de diciembre de 1969, cuando se conmemoró el sesquicentenario de la fundación de la Gran Colombia. Los presidentes Carlos Lleras Restrepo, de Colombia; y Rafael Caldera, de Venezuela, lo pusieron al servicio del comercio y el turismo binacional.

En la frontera entre la República de Colombia y la República Bolivariana de Venezuela, en las afueras de Cúcuta, se había construido inicialmente el Puente Internacional Simón Bolívar, en el sector La Parada, de Villa del Rosario. Sin embargo, como el comercio entre las dos naciones fue creciendo hasta convertir esta zona limítrofe en la más dinámica de América Latina, los gobiernos de los dos países decidieron ampliar el viejo puente de la década de 1920 y construir otro, que conectara las poblaciones de Ureña (Venezuela) y El Escobal, en Cúcuta.

Imagen relacionada

Cerro Tasajero

Es una montaña con una altitud de 470 m, con una temperatura promedio es de 23ºC, es un potencial turístico Cúcuta. Es el punto estratégico para las comunicaciones de la región y un escenario envidiable para practicar actividades como campismo y senderismo, en compañía de familiares y amigos. Allí, además del contacto con la naturaleza, podrá encontrar, un cementerio español de la época de la conquista. Sus senderos son ideales para recorrerlos en medio de un clima templado y una acariciante brisa. Al superar los casi 1.000 metros sobre el nivel del mar, desde lo más alto de la cima se puede observar la inmensidad del valle de Cúcuta, Los Patios, Villa del Rosario, San Antonio del Táchira, Pedro María Ureña y hasta la grandeza del Lago de Maracaibo.

Al mirar al norte, teniendo al cerro Tasajero como referencia, se puede observar un maravillo espectáculo único en el mundo y un fenómeno de la naturaleza, como es el Faro del Catatumbo, el cual se caracteriza por ser un relámpago casi continuado y silencioso, que se produce en nubes de gran desarrollo vertical formando arcos eléctricos entre los 2 y los 10 kilómetros de altura. Tiene una ocurrencia anual de 140 a 160 noches, durando hasta 10 horas por noche y produce hasta 280 descargas por hora.

Además, y esto es lo importante y maravilloso: Estas tormentas eléctricas producen un elevado porcentaje más del (10%) de toda la capa de ozono generada a escala mundial por lo que el relámpago del Catatumbo puede considerarse como uno de los principales regeneradores individuales de la capa de ozono del planeta, pues produce aproximadamente 1.176.000 descargas eléctricas atmosféricas.

Resultado de imagen para Cerro Tasajero CUCUTA